Seguidores

jueves, 12 de mayo de 2011

El yoga

Prin, paso de manera super rápida, se que estuve colgadisima con todo, pero es que estoy terminando de preparar cosas de la mudanza que había dejado postergadas cuando me fui (ropa de invierno y esas cosas que no iba a necesitar en verano) así que nada de tiempo para nada, ademas la PC estuvo casi continuamente ocupada y siempre había gente revoloteando por la casa.
Gracias a todas por los comentarios, no saben lo bien que me hacen, aunque tenga que empezar otra vez con el ayuno, (en esta casa es imposible por que se come mucho y todos juntos) pero ya va a ser mas facil a partir de mañana por que me voy de viaje unos días a visitar a mi abuela ♥ y unos amigos (ellos no me van a hacer comer) y después vuelvo a mi depto amado donde puedo convivir sola con ANA :)
Les dejo algo que estuve averiguando sobre Yoga, la idea también salio del libro que estoy leyebdi, "Comer, rezar, amar", se los recomiendo! Por lo pronto a mi me intereso muchísimo el tema y veré si empiezo cuando vuelva a la ciudad.
Un beso enorme a todas, y en cuanto pueda me paso a leerlas, aunque sea de a poquito. Las quiero prin!


Los orígenes del Yoga se remontan a la prueba arqueológica más antigua encontrada, data aproximadamente del año 3000 antes de Cristo, y se trata de sellos de piedras con figuras de posiciones yóguicas pertenecientes a las civilizaciones de los Valles del Indo y Saraswati.
Las escrituras hindúes mas antiguas se encuentran entre las más antiguas del mundo y en ellas se hace referencia al Yoga. La cultura hindú y en general todo el acerbo religioso-filosófico de la India, tiene su origen en los Vedas, textos sagrados que originalmente provienen del sánscrito. Constituye todo un acopio de sabiduría en el campo del conocimiento del ser humano a nivel físico, metafísico y puramente espiritual.
Según una leyenda hindú, su aparición en la Tierra ocurrió cuando un pez (Mat-sya) presenció como el dios Shiva enseñaba a su Shakti Parvati (esposa) los ejercicios de yoga. El pez imitó a Parvati y al practicar los ejercicios se transformó en hombre.
Etimológicamente Yoga significa unión, ya que la meta del Yoga es la unión de la conciencia con el principio Absoluto.
El yoga es una ciencia empírica que purifica nuestro cuerpo y nuestra mente, liberándonos de todas las perturbaciones, una ciencia en donde ciertas personas han tratado de sondear los misterios de la mente, del intelecto, de las emociones, del sufrimiento y de la vida. 
Yoga ha nacido no de la especulación, sino de miles de años de experiencias que han sido replicadas por muchos yoguis a lo largo de la historia.
Yoga posee sus propios métodos y fundamentos que hacen que sea un amplio y completo sistema de desarrollo interior. 

Trabaja el cuerpo físico, las glándulas endocrinas, los órganos internos a la vez que busca conectar la mente inconsciente con la consciente y nos permite observar nuestros patrones mentales. La finalidad de esta disciplina es ayudarnos a mantenernos sanos, encontrar la felicidad tanto a nivel físico como a nivel mental y espiritual y que nos podamos sentir realizados. 
Cualquier persona puede aproximarse al Yoga, ya que posee un tipo especial de técnica para cada tipo de personalidad y temperamento.
El yoga puede llegar a despertar en nosotros luminosos sentimientos y felicidad, los cuales fortalecen nuestras relaciones con nuestra esposa, los niños, padres, vecinos y compañeros de trabajo.
Así como el viento aleja las nubes que tapan el sol, el yoga remueve gradualmente los dolores físicos y emociones indeseables, pues, al revelar el conocimiento interior, incrementa nuestro aprecio por la vida.
El yoga nos enseña a controlar nuestros sentidos y nuestra mente impaciente, y a ponernos en armonía con las Leyes Universales, dirigiendo así nuestras energías de la mejor manera.
Tal como un instrumento musical emite sonidos muy agradables al ser tocado por un profesional, nuestro cuerpo, mente e inteligencia, dirigidos perfectamente, nos traen mucha felicidad, en vez de ansiedades, frustración y depresión.
La disciplina yógica nos enseña también a ver a los demás (amigos o enemigos) con los ojos del amor.
Una persona que practica yoga seriamente, se llama yogui. El yogui se ocupa diariamente del desarrollo práctico de la ciencia del yoga, y aprende los diferentes ejercicios y técnicas, tanto del yoga como de la meditación.
El yoga beneficia a todo ser humano, no importa sea niño o persona mayor. Hombre o mujer. No importan las creencias personales. Con el yoga estiramos nuestro cuerpo y, cuando más tenso y rígido está uno, es cuando más conviene. Rejuvenece nuestras células al aportarnos más oxigeno. También rejuvenece nuestro cerebro haciendo que su rendimiento sea más alto. Reduce el estrés al mantener los niveles de cortisol a raya. Nos calma y nos serena, permitiéndonos descansar. Nos da energía y vitalidad. Y nos acerca a nuestro ser interno, descubriendo quienes somos, qué queremos y dónde están nuestas limitaciones. Además, ¡segregamos endorfinas! que nos dan una gran sensación de bienestar.
 
yoga de la risa: 
esta disciplina cuenta ya con muchos seguidores en Asia y Europa, y en México gana adeptos todos los días. En este caso, se defiende una práctica de ésta conjuntada con los beneficios de reír, que para la sabiduría popular, valga la redundancia, la risa es el alimento del alma.
Y es que cuando nos reímos, activamos unos 430 músculos de nuestro cuerpo, de los cuales, algunos sólo se ejercitan cuando lo hacemos a carcajadas. A su vez, los pulmones trabajan hasta con el doble del aire con el que funcionan habitualmente, se relajan los músculos lisos de las arterias, reduciéndose con ello la presión arterial, y se tonifican los músculos que hay en el rostro.
Científicamente se ha demostrado que cuando reímos, el cerebro provoca que nuestro cuerpo segregue endorfinas. De hecho, una simple sonrisa emite una información que activa la liberación de esa hormona, la cual tiene la capacidad de aliviar el dolor.
Estas bondades no pasaron inadvertidas para el doctor Kataria, originario de la India, quien con base en el Hasya Yoga, diseñó hace unos 10 años cierta disciplina en la que se combinaban la respiración y la risa. El resultado fue el Laugther Yoga o yoga de la risa.Los buenos resultados de su combinación hicieron que esta práctica se extendiera a países de Europa, Asia y América, en este caso, Canadá, Estados Unidos y México.

2 comentarios:

  1. holas!
    gracias por la informacion, si tuviera tiempo haría yoga, seguro :) aunque prefiero los deportes mas movidos, como trotar y saltar jijijiji

    Espero que te resulten tus planes, y te encuentres bien, aprovecha a tu abuelita y pásalo bien :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. aa tus entradas estan interesantisimas! n.n ojala te funcione! pero yo la verdad prefiero algo mas movido y grotesco!! sudo mucho mas.. me canso! y asi! jeje n.n besos!

    ResponderEliminar